Actividad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Diario 16 - Sarna y tuberculosis en los calabozos de una comisaría de Cádiz

publicado a la‎(s)‎ 28 jun. 2018 4:40 por ARP Sindicato PN
El sindicato policial ARP denuncian las pobres condiciones de salud en las que se ven a hacinar a inmigrantes llegados en pateras en las dependencias de San Fernando


Enlace a la noticia original

El sindicato Agrupación Reformista de Policías ha denunciado la aparición de dos nuevos casos de sarna y tuberculosis entre los inmigrantes que se alojan en los calabozos de San Fernando (Cádiz). Según la agrupación las instalaciones de la comisaría están saturadas por las personas que llegan en pateras, y que se desvían a la localidad debido al mal estado de las dependencias de la capital gaditana.

ARP explica que “la Comisaría de San Fernando asume los detenidos de la Comisaría Provincial de Cádiz”, lo que supone que se está creando “un caos en los servicios de Seguridad Ciudadana en la ciudad de San Fernando”. Aseguran desde los Reformistas que el número de inmigrantes se junta con el hecho de que “los calabozos carecen de ventanas al exterior, motivo por el cual el aire se concentra de forma que se hace totalmente irrespirable”, porque no hay extractores de aire con potencia suficiente para esa cantidad de gente.

Denuncian al Comisario Local de San Fernando, de quien aseguran se ha limitado a “dar publicidad sobre una Instrucción Operativa de medidas higiénico-sanitarias en actuaciones con personas sospechosas de padecer enfermedades infectocontagiosas”. Aseguran además que las quejas que han intentado transmitir desde el Sindicato a los Mandos se han perdido por completo en la burocracia y el papeleo, dejándoles sin ninguna solución real.

Entienden que sin soluciones a la vista, al menos de manera inmediata, tienen que “denunciar en los Servicios de Sanidad de la Junta de Andalucía” para así forzar una “comprobación del estado de los calabozos y la estancia de estas personas que desde su lugar de procedencia portan unas enfermedades”, que necesitan atención especializada en un Centro de Salud, y no los cuidados de unos policías que en muchos casos no tienen las vacunas pertinentes.

Por último y como son conscientes de que esta situación no se va a resolver a corto plazo, recuerdan cómo se debe tratar con los enfermos de sarna y tuberculosis, y por qué es imposible hacerlo en una comisaría: hay que lavar la ropa con agua caliente de forma frecuente. Una solución simple pero que no hay forma de cumplir entre barrotes de hierro.

Comments