Actividad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Diario de Alicante - La ARP denuncia presuntos delitos cometidos por el comisario provincial de Zamora

publicado a la‎(s)‎ 13 jul. 2020 8:00 por ARP Agrupación Reformista de Policías
La Agrupación Reformista de Policías denuncia ante la Fiscalía de Zamora presuntos delitos cometidos por el comisario jefe provincial por incumplimiento de la Ley Orgánica del CPN, en relación con sedes sindicales.


Es necesario informar a los funcionarios de Policía Nacional y a la ciudadanía en general que, lamentablemente quienes tenemos la obligación de hacer respetar y hacer cumplir las leyes que emanan del poder legislativo, y por tanto, en este caso, las autoridades competentes del Ministerio del Interior, y de la propia Dirección General de la Policía, deben hacerlas valer, para su obligado cumplimiento de los propios funcionarios del Cuerpo de Policía Nacional, nos obliga a esta organización sindical, comunicar que en la mañana de hoy se ha denunciado y puesto en conocimiento de la Fiscalía de Zamora, lo siguiente:
 
La Ley Orgánica 9/2015, de 28 de julio, de Régimen de Personal de la Policía Nacional, establece en su título Título XIII del Régimen de representación y participación de los funcionarios Capítulo I, Organizaciones sindicales en la Policía Nacional. Artículo 93. Ejercicio de actividades sindicales, dice:
En las dependencias con más de doscientos cincuenta funcionarios, las organizaciones sindicales representativas tendrán derecho a que se les facilite un local adecuado para el ejercicio de sus actividades. En todo caso, dichas organizaciones tendrán derecho a la instalación en cada dependencia policial de un tablón de anuncios, en lugar donde se garantice un fácil acceso al mismo de los funcionarios. (en ningún momento se aproximan a los 250 funcionarios como requiere la ley para tener sedes sindicales en la Comisaría de Zamora, solo se le permite un tablón informativo)
 
Tanto el Comisario Provincial, de Zamora, D. Ubaldo Torrecilla Vecilla, el Director General de la Policía, D. Francisco Pardo Piqueras, como el resto de sindicatos denominados representativos, estaban previamente advertidos de las irregularidades y presuntos delitos que pudieran incurrir, por la concesión y recepción ilegal de despachos o sedes sindicales en esa Comisaría, y posiblemente en otras tantas en territorio nacional, pudieran alcanzar mas de un centenar, que se irán igualmente denunciando en las distintas fiscalías provinciales, al objeto de impedir se siga manteniendo la presunta comisión de presuntos delitos, al margen de otras tantas infracciones que se contemplan en el Régimen Disciplinario del CPN, que estamos seguros, serán de interés de la Unidad de Asuntos Internos de la propia Policía Nacional. Invitamos al Director Adjunto Operativo, D. José Ángel González Jiménez, ponga de inmediato en marcha una investigación al respecto y colabore para poner fin a estas prácticas y herencias del pasado.
 
A la Fiscalía de Zamora, se le ha aportado nueve documentos probatorios, de esos incumplimientos detectados, entre ellos, uno fundamental de una organizacional sindical, donde sin ningún genero de dudas, son conocedores de la gravedad de los hechos, en caso de denuncia por parte de algún sindicato, en esta caso, de ARP, que se ha visto obligado a interponer la denuncia, como consecuencia de la “invitación del SUP, de forma pública, desviando la situación, en favor del citado Comisario, denunciado, como trato de favor en los muchos años que ha venido consintiendo esta vulneración implícita de la Ley, en favor a los sindicatos de esa plantilla policial que es la primera que ponemos como ejemplo”.
 
Sería deseable que la Dirección General de la Policía, en evitación de que la denuncia continúe su proceso en Fiscalía, y se llegara a la apertura de Diligencias Judiciales, asumiera de una vez por todas desde su División de Personal, que el mundo sindical en el CPN, necesita una reforma urgente en materia de derechos y libertades sindicales, se modifique, pautas y comportamientos de desigualdades y se ponga fin a “derechos adquiridos” sin fundamentación jurídica, por amistades, relaciones personales y trato de favor que se siguen otorgando con total impunidad en centros de trabajos por determinados comisarios, prostituyendo la acción sindical.
 
“Donde hay poca justicia, es un peligro tener razón”.
Francisco de Quevedo.

Comments