Actividad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

El Mundo -

publicado a la‎(s)‎ 24 sept. 2018 5:05 por ARP Sindicato PN
La plantilla censura que se le haya otorgado a pesar de haber recortado en seguridad, con sólo dos patrullas por las noches y los fines de semana, y en la lucha contra la corrupción
La medalla pensionada le reportará una pensión vitalicia equivalente al 10% de su sueldo cuando se jubile en un año y medio
Un comisario contra las cuerdas

El comisario Alfonso Cid en una imagen de archivo. EL MUNDO


Si todos los años el criterio de elección para aupar a los policías a las medallas pensionadas causa un gran malestar en la plantilla (por la mayor presencia de jefes en detrimento de agentes), éste ha sido especialmente espinoso en Alicante. El reconocimiento que acaba de otorgar el Ministerio del Interior al comisario Alfonso Cid tiene tintes (la mayoría) amargos para él aunque también hay uno dulce: que esta máxima distinción le reportará una pensión vitalicia equivalente al 10% de su sueldo cuando se jubile dentro de un año y medio.

La propuesta de la Jefatura Superior de Policía de la Comunidad Valenciana y la recepción del Gobierno ha incendiado todavía más la Comisaría. Muy pocos lo ven con buenos ojos. La concesión de la medalla pensionada -máxima distinción dentro de la Policía- no ha hecho sino azotar la polémica en torno al jefe de la Policía de Alicante, tremendamente señalado por su manera de ejercer el cargo y de relacionarse con la plantilla.

Este reconocimiento -entre cuyos requisitos está haber arriesgado la vida en acto de servicio- llegó el pasado viernes, sólo un día después de que todos los sindicatos en bloque pidieran al Consejo de la Policía su cese inmediato. Fuentes de la Comisaría censuran que la Jefatura Superior haya elevado esta propuesta al Gobierno cuando, aseguran, es plenamente conocedora de la situación límite que se vive en Alicante. No entienden que se le haya premiado con prácticamente toda la plantilla en pie de guerra (sindicatos al margen) por sus formas y por sus decisiones.

La más controvertida, recuerdan, es la de haber dado un zarpazo a la seguridad de la ciudad dejando únicamente dos coches-patrulla por las noches, los fines de semana y los festivos. Un número que resulta «insuficiente» para una ciudad tan dinámica en cuanto a delincuencia como es Alicante. Con esta decisión, denuncian los representantes de los trabajadores, se asegura un tanto ante el Ministerio, que tiene que pagar menos dinero por la nocturnidad.

A cambio, insisten los sindicatos, «se quedan sin atender llamadas de los ciudadanos que precisan un servicio». Entonces, ¿es lícito el ahorro para sacrificar la seguridad en las calles por la noche?

De Cid también es el recorte a la lucha contra la corrupción, «mermando considerablemente» el número de agentes dedicados a esta parcela y el aterrizaje al frente del Gabinete de Prensa de un inspector, su 'protegido', cuya gestión transciende las propias de la comunicación, lo que solivianta a la mayoría de los Grupos de la Comisaría.

La cercanía de este agente con el comisario (es su mano derecha) le ha hecho merecedor de una medalla por parte de la Generalitat que también ha crispado los ánimos puesto que se equiparan sus méritos con los de otros agentes de más trayectoria y prestigio.

Para obtener la cruz al mérito policial con distintivo rojo la norma establece que el policía debe haber resultado herido en acto de servicio; haber participado en tres o más servicios en los que, mediando agresión de armas, concurran las circunstancias del apartado anterior aunque no resultara herido o haber puesto su vida en peligro. Según los sindicatos Cid no cumple ninguno de estos requisitos.

«Vamos a denunciar donde corresponda y solicitar a la Administración los datos pertinentes para comprobar si Cid cumple los requisitos necesarios para tener acceso a esta medalla», advierte el coordinador general de la Agrupación Reformista de Policías (ARP), Luis Miguel Lorente. Y ponen como ejemplo de una medalla roja bien concedida al de la agente que permitió detener a la 'viuda negra' de Alicante y a su compañero. «Ese es un ejemplo contrario al del comisario. La compañera puso en peligro su integridad física y su vida. Eso sí que es una medalla roja bien dada», aclara Lorente.

Por último, toca un aspecto espinoso en la concesión de distintivos: «En 2016 ya denunciamos que se las daban a comisarios principales justo antes de jubilarse, lo que podría ser una pensión encubierta donde se bordea la presunta prevaricación».

Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) se pronunciaron en los mismos términos. «Mostramos nuestro total desacuerdo con la medalla a Cid, medalla injustificada debido a la mala gestión que está realizando en su comisaría; una mala gestión que ha sido llevada al Consejo de la Policía y ahora su mal trabajo es premiado con una medalla roja. Es vergonzoso». Y añaden: «En el reparto de medallas destacamos la gran diferencia entre las dadas a comisarios y las que se han dado a policías».
Comments