Actividad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

El Mundo - La Policía Local: Alfonso Cid miente

publicado a la‎(s)‎ 11 jun. 2019 12:16 por ARP Sindicato PN
Tras el ataque del comisario provincial por un caso de violación donde les acusó de «extralimitarse», dice que sus argumentos son «tan falsos como sus informes». Sostiene que suplieron la «dejadez» de la Nacional
Alfonso Cid, el Día de los Ángeles Custodios el pasado octubre. MANUEL LORENZO

Enlace a la noticia original

Antecedentes. El comisario de Alicante abre una crisis sin precedentes con la Policía Local

Lejos de apaciguarse, la guerra que ha declarado el comisario provincial de Alicante Alfonso Cid a la Policía Local por una violación en la que el agresor terminó huyendo, sigue subiendo escalones.

Tras el incendiario informe que Cid remitió al Consell responsabilizando a los agentes municipales de que el violador se hubiera fugado, ahora son ellos quienes han redactado otro en el que no dejan en buen lugar la gestión del comisario. La réplica es tan dura como la brecha que se ha abierto entre ambos Cuerpos policiales.

A grandes rasgos indican que suplieron «la dejadez de funciones» de la Nacional. Hace meses que Cid recortó las patrullas de Seguridad Ciudadana de manera drástica condenando a Alicante a estar prácticamente sin vigilancia durante las noches y los fines de semana.

En un escrito al que ha tenido acceso EL MUNDO, la Policía Local pone en entredicho la actuación de los agentes de Cid y le acusa abiertamente de haber elevado una información «falsa» a la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias de la Comunidad Valenciana. El comisario provincial les acusó de no avisarles de la agresión cuando, según insisten los agentes municipales, una patrulla de los Zetas (Seguridad Ciudadana) se desplazó hasta el lugar donde estaba la víctima, conversó con ellos y decidió «marcharse» tras conocer el testimonio de la joven que aseguraba que la habían violado.

«Nos dejaron encargados de las primeras diligencias», resuelve la Policía Local. Y añade: «Esta afirmación del señor comisario es tan falsa como lo son los informes en los que se fundamenta». Además, advierte «numerosas irregularidades» por parte de los policías nacionales que se encargaron de las actuaciones como el hecho, dice, de que se fueran del lugar y no se hicieran cargo de las diligencias hasta bien entrada la tarde. «Hay testigos que vieron que estuvieron allí y, por tanto, decir que no les avisamos es falso».

El informe de los agentes municipales de Alicante rebatiendo los argumentos de Alfonso Cid prosigue: «Se desprende una mala praxis por dejadez de funciones, que al menos debería investigar adecuadamente el señor comisario como responsable de los agentes que optaron por no actuar ante los hechos que le fueron debidamente comunicados».

Los hechos se registraron minutos antes de las ocho de la mañana del pasado 21 de abril cuando una mujer llegó desorientada al parque de bomberos de la avenida Jaime II. Hablaba en francés y estaba angustiada. Los bomberos dieron el aviso al 112 y una patrulla de la Policía Local fue la primera que acudió. Segundos más tarde, lo hizo un ambulancia, cuyos facultativos sometieron a la víctima a un primer reconocimiento médico.

Cuando la chica estaba en el vehículo, llegaron los Zetas de la Nacional -los agentes que se encargan de vigilar la ciudad y minutos después se marcharon, según las mismas fuentes, dejando a los policías locales a cargo de la actuación,a pesar de que dada la gravedad del hecho no era su competencia.

«Nosotros estábamos esperando la asunción de actuaciones por parte del Cuerpo Nacional de Policía pero ellos nos dijeron que se marchaban y que fuéramos nosotros, la Policía Local, quienes continuáramos con las primeras diligencias», insiste en su informe ante el mismo organismo al que lo elevó Alfonso Cid. Esas diligencias consistieron en localizar a una compañera de otro grupo que supiera hablar francés y poder profundizar más; acompañar a la mujer en el coche patrulla por las calles de Alicante para que localizara el edificio en el que se había producido la agresión puesto que ella no lo recordaba. Cuando lo localizaron, la chica se equivocó de habitación -el edificio es también hotel- y señaló la que no era.

Los agentes de la Policía Local detuvieron a sus cuatro ocupantes. Dos de ellos resultaron ser policías nacionales de otra provincia. Horas después, quedaron en libertad, y el error se subsanó son más.

Los agentes municipales fueron quienes condujeron a la víctima hasta la oficina de denuncias de la Comisaría. Cuando llegaron, según consta en un informe, tuvieron que esperar porque los agentes estaban en su hora del café. La investigación de la Policía Nacional comenzó pasado el mediodía.
Comments